El Melón de Torres de Berrellén es de la variedad “Tendral”. El considerado como melón “verdadero”  por los ancianos del pueblo es de color verde obscuro, alargado y con marcadas estrías, llegando a pesar hasta 10 kilos.





Considerado como melón de invierno posee una gruesa corteza que le confiere un prolongado periodo de conservación. Tradicionalmente se mantenía colgado sobre un cestillo de aneas en los maderos del granero permitiendo consumirlo más allá de las navidades.





Además, existe una segunda variedad de Melón de Torres de Berrellén de similares características, pero de un atractivo color blanco.

Se ha demostrado que las características climáticas, técnicas agrícolas tradicionales y fisicoquímica de suelos y agua de riego de Torres aportan unas singulares propiedades y sabrosidad exquisita a esta variedad de melón.